Comunicación social de los bebés

Desde que nacemos estamos diseñados para ser animales sociales, venimos con un “kit evolutivo” para vincularnos. Desde que nacemos tenemos una dependencia absoluta del resto de miembros y del entorno. Es una necesidad fundamental de supervivencia. Un bebé necesita una persona que lo cuide, le proteja, le alimente, le de afecto…de manera continuada y coherente.

El proceso de hacernos personas comienza desde el embarazo, los padres empiezan a hacerse expectativas, atribuciones…que van ligadas a la manera de actuar y relacionarse con los hijos. Nos hacemos personas desde fuera hacia dentro, a través de los demás, del CONTEXTO ( familia,colegio, amigos…)Lo contextual es lo que tira del desarrollo de los niños, los adultos sirven de guía y ayuda, como andamios para que su hijo pueda pasar de un piso a otro y así ir subiendo pisos (superando tareas evolutivas). Sin estos andamios no podemos pasar, son como cadenas necesarias, como asignaturas llave para pasar de curso.

 El bebé se va a adaptar a lo que el cuidador le ofrezca para poder satisfacer sus necesidades básicas. Utilizará su KIT para movilizar al otro que le ayuda a regularse, ganar autonomía… De aquí, se va a ir construyendo la relación entre el bebé y su cuidador que va  a configurar lo que se denomina estilo de apego.

Hay un experimento, realizado por primera vez a mediados de los 70 por Edward Tronick y sus colaboradores, pone de relieve la habilidad y la aptitud de los bebés para la comunicación emocional. El vídeo muestra cómo el bebé  trata de re-entablar la conversación con su madre cuando ésta se muestra inexpresiva, a través de distintas expresiones faciales, gestos… De promedio cada bebé (algunos de poco más de 3 meses) probaba 4 estrategias diferentes, mostrando su deseo y capacidad de interacción social. Y cuando ninguna de ellas generaba la atención deseada, el llanto y la pérdida de control de sus emociones y reacciones eran la consecuencia. Es decir, los bebés desde los inicios precisan de interacción y comprensión social y de expresiones faciales y corporales que les comuniquen emociones y objetivos para sentirse seguros y poder avanzaren su desarrollo.

Os comparto en enlace,

Un abrazo

Isabel Cano

 

Tu opinión es importante

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.